• Phone : 271 68 32
  • Opening Time : 8:00 am - 6:00 pm
  • Address : Diag 32d #31 sur 27

Las noches se confabulan con los insistentes ilusionistas, lectores de historias, libros que se abren a las manos con humilde generosidad, la pluma se enlista por los caminos de esas páginas en blanco, abiertas a la mancha, ávidas del mojado y silencioso pensamiento que las acaricia.

La literatura en gozarte

Dulce y asfixiante deleite

La literatura es un espacio en el que el lenguaje usa su mejor ropaje para deslumbrar a un lector, y que su perduración en tiempos de grandes revoluciones tecnológicas, expresa la necesidad de defender lo más íntimo, el vuelo más alto del pensamiento fantástico. La literatura, cuando es genuina, humaniza y transforma, como un soplo de aire fresco en una mañana de neblina.

Si el aprendizaje es feliz no dejarán nunca de leer. Si en cambio se han cometido errores en la manera de introducirlos en la educación literaria, el fracaso será grave, y el abandono de la lectura será el lastimoso resultado de ese error.

Los niños de dos o tres años disfrutan ya de narraciones en las que intervienen más personajes y los hechos del cuento suceden en espacios que les gusta recorrer como la plaza, la calesita. Los animales antropomorfos son preferidos para identificarse y convertirlos muchas veces en sus juguetes, como los osos, jirafas, perros, gatos, humanizados, parlantes y traviesos como un niño.

A partir de los cuatro años y durante el primer ciclo de la escolaridad primaria, se inclinan por los elementos mágicos o sobrenaturales. Nace la curiosidad por temas más complejos: el amor en la pareja, la sexualidad, los nacimientos, las muertes, las aventuras en lugares extraños, y toda historia en la que los protagonistas se alejan de la tutela familiar y atraviesas por sí mismos las dificultades o las amenazas del mundo exterior.

La literatura para niños y jóvenes puede ser un buen acompañante de los momentos de duelo de la infancia y la adolescencia, al tiempo que va armando el camino hacia la literatura de hondura, de mucho cuerpo y forma, la que indaga cuestiones ideológicas que convocan el pensamiento y el interrogante nuevo. La literatura juvenil, más acorde con las posibilidades intelectuales y emocionales de lectores en formación, resulta un buen estímulo para orientar la búsqueda de realidades diferentes a las que se suceden en la vida de todos los días.